"C" Blog, un lugar para encontrarnos

¡Llegamos a Rio de Janeiro!

by Ivan 26. marzo 2015 11:28

23 de enero, Rio de Janeiro

Nuestros amigos Stelio y Cristina llegan por fin a Rio de Janeiro, una de las ciudades más famosas del mundo entero y de la que podrán disfrutar durante los dos días que dura la escala del barco.

A medio día el Costa Deliziosa hizo su entrada en la bahía de Guanabara, desde la que pudimos ver inmediatamente los tres símbolos de Rio de Janeiro: la Montaña Pan de Azúcar, la playa de Copacabana y la estatua del Cristo Redentor. La llegada al puerto duró una hora más, así que aproveché el momento para hacer fotos desde la cubierta 11. Sólo tuve un pequeño percance y es que no me di cuenta y acabé con toda la espalda quemada. ¡Se me había olvidado ponerme la crema solar!

 

Tuvimos el tiempo justo para comer algo y prepararnos para ir a la excursión de Costa a la Montaña de Pan de Azúcar, uno de los numerosos morros (montaña en portugués) que rodean la urbe. Tiene 395 metros de alto y domina la Bahía Guanabara.

La ciudad se está preparando para los Juegos Olímpicos, que como muchos sabréis tendrán lugar en 2016. Se nota, porque muchas zonas están llenas de gente trabajando con el objetivo de llegar al próximo año con todo terminado y dispuesto a ofrecer lo mejor de este apasionante país. 

Una de las cosas que más nos llamó la atención es que el tráfico no era tan caótico como nos esperábamos en una ciudad de más de 10.000.000 de habitantes y con una orografía tan compleja, llena de grandes avenidas, múltiples montañas, cientos de túneles, increíbles playas y muchas bahías.

La excursión comenzaba con una visita al centro, una jungla de rascacielos en la que de vez en cuando se podían percibir pequeños rastros del pasado colonial. Es una zona que está principalmente llena de edificios donde se concentran comercios y negocios llenos durante las horas de trabajo. Cuando los carioca (tal y como se conoce a los habitantes de Rio) terminan de trabajar, dejan el centro y vuelven a sus casas en los barrios residenciales de la periferia o las famosas favelas. Es muy curioso los cambios que se producen cuando pasas de una gran avenida a calles estrechas o de centros comerciales enormes a pequeños mercadillos donde compra la gente con menos dinero. Es una ciudad llena de contrastes que no dejan a nadie indiferente.

Nuestro autobús nos mostró lugares increíbles como el Parque Flamengo, una zona verde de 120 hectáreas, un parque público con pistas de deporte, parques infantiles, zonas de skate y paseos para hacer footing. También pasamos por la Praia de Botafogo, que acoge a muchos de los mejores clubs de vela del país.

Finalmente llegamos a Praia Vermelha, en el distrito de Urca. Ahí estaba el teleférico Pão de Açúcar, que nos llevó hasta Morro de Urca a una altura de 220 metros, donde después teníamos que coger otra cabina que nos llevaba al pico. Eran las 3:30 de la tarde y según nuestro guía, debíamos volver en unas pocas horas al barco, por lo que optamos por ponernos rápidamente a la cola para poder visitar la parte más alta de este famoso lugar. La cola avanzaba muy lentamente, pero poco a poco nos íbamos acercando al teleférico. Aun así, la limitada paciencia de Stelio y su dolorida espalda, optaron por esperarnos al resto sentado en un banco, mientras subíamos hasta arriba del todo. Por fin llegamos y que queréis que os diga ¡la espera mereció la pena! Las vistas de la ciudad y la bahía eran espectaculares y sólo por haber podido disfrutarlas había merecido la pena hacer cola.

 

Tras bajar y recoger a Stelio (que se moría de la envidia viendo las fotos que habíamos hecho) tocaba volver al barco. Era tarde y estábamos algo cansados, por lo que tras cenar optamos por volver al camarote y disfrutar desde nuestra terraza de unas increíbles vistas que nunca olvidaremos: la estatua del Cristo Redentor iluminada y rodeada de nubes.

La Vuelta al mundo llega a Salvador da Bahía

by Ivan 13. marzo 2015 10:20

21 de enero, Salvador de Bahía

Salvador de Bahía recibió a nuestros pasajeros con su clásico skyline lleno de rascacielos. El barco hace escala en Salvador de Bahía, capital del estado de Bahía, una región el doble de grande que Italia en la que viven 14 millones de personas. Es considerada como una de las más fascinantes e increíbles ciudades de Brasil, algo que nuestros amigos Stelio y Cristina pudieron confirmar en la excursión de hoy con Costa.

Subimos a bordo de unos autobuses comodísimos (había incluso unos pequeños asientos plegables para poner en alto nuestros pies) y junto a Verena, nuestra guía local, nos dirigimos a la parte más alta de la ciudad para empezar nuestro tour. Llegamos a la Praça Municipal, donde estaba el Palacio de la Asamblea, la Prefectura Municipal y el Elevador Lacerda, un ascensor público que une la parte baja de la ciudad con la más alta. Desde su mirador pudimos disfrutar de unas increíbles vistas y hasta pudimos ver el puerto donde se encontraba nuestro barco.

Desde este punto fuimos a pie atravesando el centro histórico, un paseo bastante exigente debido a la inclinación de las calles y los adoquines utilizados, lo que lo convertía en un terreno no muy práctico para las piernas de Stelio. Aun así pudimos ver los recientemente restaurados y coloridos edificios, que seguían el estilo típico de Portugal. Pudimos admirar las hermosas iglesias de San Francisco y San Antonio, dos impresionantes construcciones que destacaban por la cantidad de elementos históricos que acogían, lo que las convertía en auténticos museos de arte. Además, nuestra guía era maravillosa y todo el grupo estaba bajo un silencio sepulcral mientras explicaba cualquier cosa.

Continuamos a pie hasta Pelourinho, el centro histórico más famoso de Brasil, declarado en 1985 Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Una cuesta abajo nos llevó a la Catedral, donde los edificios han sido restaurados a su estilo original, con una paleta de colores que convierte a esta zona en algo único y digno de ver. Había muchísimos turistas en las calles y numerosísimas tiendas que vendían artesanía y recuerdos. Pequeños grupos de percusionistas tocaban en las calles y muchísimas mujeres de Bahía iban vestidas con el traje tradicional de la zona. Un ambiente difícil de olvidar en el que los sonidos alegres, los colores que llenaban todos los rincones y un espíritu envidiable, proporcionaban al lugar una atmósfera única.

Tras una pequeña parada en un café para recuperar las fuerzas y sobrellevar un poco mejor el calor que hacía, volvimos a la carga junto a nuestra guía. Tocaba conocer la zona residencial con sus villas coloniales, sus impresionantes rascacielos y la zona costera con su espléndido faro. Finalmente nos dirigimos al barrio de Barra, donde hicimos nuestra última parada en el Mercado Modelo, un lugar lleno de productos típicos de la zona, con muchísima gente e incluso con personas haciendo demostraciones de capoeira, un arte marcial típico de Bahía. Tengo que admitir que llegados a este punto nos volvimos locos porque empezamos a comprar camisetas, imanes y pins como si fuese nuestro último día de vacaciones. El grupo se desperdigo por todo el mercado y tardamos un rato en encontrarnos todos para poner rumbo a nuestro barco. Estábamos derretidos por el calor y la humedad y la inmejorable temperatura de nuestro Costa Deliziosa nos estaba esperando. Nuestra sorpresa se produjo al llegar al puerto, cuando pudimos ver que el Costa Favolosa, también había llegado a la ciudad.

Esa noche en el barco pudimos disfrutar de una nueva sesión del “C Talent Show”, en el que seis pasajeros nos ofrecieron actuaciones musicales, bailes y canciones que nos hicieron pasar un buen rato. Aun así yo estaba algo nerviosa porque en la próxima función de este espectáculo ¡me tocaba participar a mi!

22 de enero, navegación

Después de tres escalas seguidas en Brasil, necesitábamos descansar antes de llegar a Rio de Janeiro, así que optamos por participar en las actividades habituales (footing, volleyball y natación) y las lecciones de baile que el equipo de animación ofrecía. Esa noche había fiesta de disfraces así que tocaba repasar el forró y aprender los primeros pasos de samba de unos expertos bailarines que subieron a bordo para la fiesta.

Por la noche tuvo lugar la versión mini del Carnaval de Rio. Gracias al increíble trabajo de Carola y sus mágicas manos, muchísimos huéspedes pudieron disfrutar de trajes hechos especialmente para ellos a bordo del barco. Todo el equipo de animación, liderado por Vania, se volvió loco en el desfile de flotadores y los trajes de carnaval. Hasta habían vestido a pasajeros que no solían participar en este tipo de actividades ¡Una gran fiesta!

Llegada a Brasil

by Ivan 6. marzo 2015 14:43

19 de enero, Brasil, Recife

Cristina y Stelio realizan su primer viaje a Brasil ¡una auténtica sorpresa!

Por fin hemos llegado a Brasil, un auténtico paraíso tropical. Hoy, por primera vez en nuestras vidas hemos llegado a un país que es sinónimo de playa, samba y diversión.

Mientras la primera luz del día iluminaba el horizonte lleno de rascacielos con vistas a la playa, el barco entró en el gran puerto de Recife, capital del estado de Pernambuco. La ciudad cuenta con tres millones de habitantes y está situada junto al río Capibaribe, que desemboca en el Océano Atlántico. Estamos por debajo del ecuador por lo que aquí nos encontramos en verano y el pronóstico del tiempo nos indicaba que haría calor y humedad. Tuvimos que equiparnos bien con crema solar, un buen gorro y muchísima agua para nuestra excursión a la Isla de Itamaracà. El grupo era pequeño, sólo 16 personas subimos al transporte que nos llevó a nuestro destino junto a Francisco, nuestro simpatiquísimo guía local. En esta ocasión también nos acompañó Christian, uno de los encargados de la Oficina de Excursiones del barco.

Tras una hora de viaje llegamos a nuestra primera parada, el Centro de Protección del Manatí, un lugar encargado de estudiar y conservar esta maravillosa especie en peligro de extinción. A Stelio le apasionan los animales y estaba muy interesado en disfrutar de esta experiencia, pudiendo conocer las múltiples peculiaridades de esta especie, viéndolos en vivo a través de tanques transparentes.

Después continuamos hacia la playa de Itamaracà, donde un catamarán nos estaba esperando para llevarnos a la isla de Coroa do Aviao atravesando un impresionante manglar. Mientras nos íbamos acercando, podíamos recrearnos con unas inolvidables vistas del agua cristalina y el fondo del mar.

Cuando por fin llegamos pudimos disfrutar de un entorno único con arena blanca, palmeras, lugareños pescando almejas y cangrejos y unas estupendas cabañas donde pudimos disfrutar de una estupenda comida. Comimos tanto que yo decidí dar un paseo por la isla para ayudar a hacer la digestión, mientras Stelio optó por tumbarse en una hamaca que el dueño de un restaurante le ofreció amablemente para descansar ¡Esto es vida!

Estuvimos en la isla durante tres horas hasta que finalmente tuvimos que volver al barco. Teníamos que prepararnos porque después de la cena tocaba celebrar nuestra llegada a Brasil, con una fiesta en la piscina en la que pudimos tomar algo mientras bailábamos Samba y Forró. Llegó la hora de poner en práctica lo aprendido durante las clases los días anteriores ;)

20 de enero, Brasil, Maceió

Un relajante día para Stelio y Cristina en la playa y un paseo por los mercados callejeros de artesanía. Esta es también una forma de disfrutar la Vuelta al Mundo.

Hoy era la segunda etapa de nuestro tour por Brasil con parada en la ciudad de Maceió, capital del estado de Alagoas. Una parada de seis horas con un único objetivo: disfrutar de un relajante día en la playa.

Tras salir del puerto en autobús, cogimos un taxi a la playa más cercana, conocida como “Praia de Avenida” con nuestros amigos Giorgia y Franco. En el trayecto estuvimos hablando de que en estos dos días en tierras brasileñas, nos hemos dado cuenta que sus habitantes son amabilísimos y muy simpáticos. Transmiten una sensación de felicidad desbordante y siempre tienen una sonrisa para regalarte. Cuando llegamos todo estaba preparado. Arena blanca, agua cristalina y calor, los ingredientes perfectos para un estupendo día de playa.

Tras un buen rato disfrutando de este paraíso, decidimos dar una vuelta por el Pavillhao de Artesanato, un mercado de artesanía donde pudimos comprar algunos souvenirs antes de volver al barco.

Visitamos Cabo Verde antes de poner rumbo a Sudamérica

by Ivan 27. febrero 2015 15:01

14 de enero, Cabo Verde

Una colorida isla salvaje y exótica. El viaje de Cristina y Stelio continúa en el espléndido archipiélago de Cabo Verde en el que podrán pasear por sus mercados callejeros, disfrutar de las calles de Mindelo y deleitarse con unas impresionantes vistas del Océano Atlántico.

A las 8 de la mañana hicimos la entrada en el Porto Grande de Mindelo, la ciudad más importante de la isla de Sao Vicente en la República de Cabo Verde. Se trata de una isla volcánica, con paisajes vacíos y apenas vegetación en la que nos encontramos con muchísima niebla y un fuerte viento, algo que no nos molestaba especialmente, ya que estamos muy acostumbrados a los vendavales del Adriático. Una vez tuvimos todo preparado, empezamos a explorar la isla en compañía de nuestros amigos Giorgia, Franco, Rina, Angelo, Tina y Luciano.

Stelio inmediatamente se encargó de organizar todo durante el día. Era el líder del grupo y considerando su tendencia natural a dirigir, no me extrañaría encontrármelo algún día en el puente recibiendo y dando órdenes junto al Capitán Serra.

Nuestra primera parada fue Monte Verde, uno de los puntos más altos de la isla. Llegamos después de un trayecto de una media hora, por un camino pedregoso y algo sucio, en el que el viento hizo acto de presencia. No fue una travesía especialmente agradable, pero la verdad que sólo por las vistas que pudimos disfrutar, mereció la pena. Desafortunadamente la niebla nos dejó disfrutar durante muy poco rato de estas impresionantes vistas, así que decidimos volver al transporte y volver a la ciudad por el mismo camino.

Nuestra segunda parada fue en Baia das Gastas, un lugar muy famoso por su festival de música internacional. De vuelta a la ciudad paramos en Avenida Cabral, un lugar en el que la Torre de Belém permite disfrutar del bullicioso mercado de pescado, uno de los más grandes de todo el archipiélago.

Paseamos por las pequeñas calles cercanas a Estrela Square, donde nos encontramos con un mercado municipal en el que pudimos encontrar los recuerdos más habituales. Comimos en el restaurante O Cocktail que nos recomendó nuestro taxista y en el que pudimos degustar unas impresionantes gambas a la parrilla, regadas con un buen vino blanco local. Al terminar dimos una caminata por el paseo marítimo Avenida Cabral, en el que pudimos disfrutar de la influencia portuguesa en los edificios, que daban a la zona un aire típicamente colonial. Finalmente volvimos al barco, satisfechos con el día que habíamos podido disfrutar.

El Costa Deliziosa ponía esa misma noche rumbo a Recife en Brasil. Cuatro días de navegación en los que seguiremos disfrutando de las innumerables actividades que nos tenían preparadas la tripulación. La primera decisión fue ir esa misma noche a la discoteca ¡Todo el mundo a la pista de baile!

15 de enero navegando

¡Navegamos hacia Brasil! La vida a bordo ofrece un sinfín de actividades

Hoy es el primer día de cuatro en el mar. A muchos les parecerá algo aburrido pero la realidad es que hay muchísimas cosas que hacer. Hemos empezado con una actividad relajada y tranquila como es escuchar una charla del Profesor Scopelliti sobre los misterios de las primeros americanos ¡Un poco de cultura siempre es positivo! Por la tarde jugamos un torneo de buraco (un juego de cartas típico de Brasil) que fue divertidísimo J

Y después del buraco fuimos al karaoke. Fui la primera en cantar y no fui nada consciente de cómo lo hice. Me deje llevar y debí hacerlo estupendamente porque nada más terminar se puso en contacto conmigo el experto musical del barco que elogió mi actuación y me ofreció la posibilidad de participar en el “C Talent Show”, una especie de “Tú si que vales”, en el que sólo participaban los pasajeros. No podía creerme lo que me estaban diciendo. Toda mi vida la gente me había dicho que cantaba fatal y que no tenía ningún tipo de oído musical, así que me hizo muchísima ilusión ¡Decidí aceptar su oferta y embarcarme en esta nueva y diferente aventura!


Continuamos la Vuelta al Mundo

by Ivan 20. febrero 2015 12:56

10 de Enero, Casablanca

Después de dos días navegando, por fin nuestros amigos llegan a Casablanca, una ciudad soleada con una gran mezquita junto al mar.

Llegamos a la costa marroquí y bajamos del barco sobre las 8 de la mañana. Hoy vamos a disfrutar de nuestra primera excursión con Costa, dando una vuelta por Casablanca.

Nuestra visita comienza con una increíble atmósfera en el grupo, ya que todos nos conocemos con anterioridad, por lo que los chistes y las bromas están presentes en todas las conversaciones.

La primera parada fue en el viejo distrito de Habous y en la Medina, un lugar rodeado de tiendas de artesanía y de un pintoresco mercado de aceitunas. Tras un paseo por la zona, pusimos rumbo a increíbles monumentos como el Palacio Real, la Iglesia de Nuestra Señora de Lourdes y la impresionante Plaza de Mohamed V. En este punto tuvo lugar la mejor parte de la excursión, con la visita a la Mezquita de Hassan II, una espléndida construcción a orillas del Atlántico que destaca por su concepto de lugar de culto abierto a las tres religiones monoteístas: el Islam, el Judaísmo y el Cristianismo.

Después fuimos hasta Corniche, una ciudad situada frente al mar con cafés, playas y piscinas, donde pudimos hacer una breve parada para tomar un aperitivo y hacer varias fotos de las impresionantes vistas. Nuestra última parada fue en el barrio judío y en un increíble herbolario. Después volvimos al puerto por el barrio residencial de Anfa y el centro de la ciudad.

El barco no salía hasta las 11 de la noche, por lo que había tiempo libre para hacer lo que cada uno quisiese. Mucha gente decidió seguir visitando la ciudad, pero nosotros preferimos quedarnos a bordo. Habíamos podido disfrutar de una gran parte de Casablanca gracias a la increíble excursión de Costa y a las explicaciones del guía. Su claridad y cercanía nos ayudó a conocer todos los entresijos de la ciudad. Nuestra primera excursión había sido un éxito y sobre todo no hicimos ninguna compra. ¡Stelio y nuestra cartera lo han agradecido!

11 de Enero navegación

Nuestros amigos tienen tres días hasta su próxima parada para disfrutar del barco y las múltiples actividades disponibles a lo largo del día.

El viaje hasta nuestro próximo destino dura tres días. Hemos puesto rumbo al archipiélago de Cabo Verde, específicamente a la isla de Säo Vicente, a 1398 millas náuticas de nuestra situación actual. Tres días navegando y pudiendo disfrutar de todas las actividades que el equipo de animación nos ha preparado ¡Sabemos que vamos a tener muchísimas cosas que hacer y que no tendremos tiempo para todo!

El programa del día, que se nos entrega cada tarde en nuestra cabina, está tan lleno de actividades que es muy difícil elegir porque si por nosotros fuera, haríamos todo. 

Lo primero que hice fue conocer al equipo de animación y a los monitores deportivos: Nicoletta de Roma y Ana Luisa de Brasil ¡Van a ser mis compañeras de viaje favoritas! Decidí meterme en aerobic, zumba, jogging y varias clases de baile. Como era imposible hacer todas, decidí centrarme en el Tango Argentino, la bachata y el forró (un baile de estilo brasileño).

Mientras tanto, Stelio se ocupaba de organizar la conexión a internet, hacer alguna llamada, leer un poco en la hamaca y reservar algunas de las excursiones de la primera etapa del crucero.

Y por supuesto no podemos olvidar las charlas con los viejos amigos y también los que acabábamos de hacer. Por suerte el idioma no fue ningún problema para comunicarnos con la gente de toda Europa, excepto con el portugués que lo tengo un poco oxidado. Aun así quiero estar preparada cuando lleguemos a Brasil, por lo que estoy tratando de aprender algo por mi misma, con la ayuda de los miembros brasileños de la tripulación… obrigada!

Cuando terminó este “cansado” día después de tantos giros y piruetas en la pista de baile fuimos a nuestro lugar favorito, el Gran Bar Mirabilis para tomar algo y comentar tranquilamente los primeros días de viaje. La experiencia estaba siendo increíble y no podíamos esperar a llegar a Cabo Verde para conocer en primera persona y luego contaros nuestra última experiencia en tierras africanas, antes de poner rumbo a Sudamérica.

Comienza la Vuelta al Mundo

by Ivan 13. febrero 2015 11:23

7 de Enero, Savona

Stelio y Cristina comenzaron el pasado 6 de enero un viaje increíble: la Vuelta al Mundo a bordo del Costa Deliziosa. No era su primera vez, después de la vuelta al mundo que hicieron en 2013, no podían dejar pasar la oportunidad de hacer otra y decidieron navegar este año de nuevo, para no perderse ninguna de las maravillas que esconde nuestro planeta.

Durante las próximas semanas, experimentaremos los mejores momentos de este viaje con ellos. Estas son las primeras sensaciones a la hora de partir.

¡La larga espera ha terminado! Hoy comenzamos  nuestra segunda vuelta al mundo!

Conocemos el barco a la perfección y para nosotros ha sido como volver a casa después de estar dos años fuera.

Tras deambular una hora por los salones, lo que más nos llamó la atención era el increíble número de pasajeros que habíamos conocido en nuestro primer viaje y que como nosotros, habían decidido repetir la experiencia. Todos nos abrazábamos y nos presentábamos a los que no conocíamos como si fuese el primer día de colegio.

Sentimos como si no nos hubiéramos ido del barco desde aquel 16 de Abril de 2013, volviendo a un lugar del que realmente nunca nos habíamos ido.

Por fin, a las 5 de la tarde, el barco comenzó a navegar, empezando su largo viaje. Estábamos felices y todos los pasajeros nos abrazábamos los unos con los otros en los balcones de la que será nuestra casa durante los próximos 115 días.

Fuimos al Restaurante Albatros para cenar en nuestra mesa 100, donde coincidimos con viejos conocidos como Giorgia y Franco de Venecia, el “Capitán” Angelo y Rina de Reggio Calabria y dos guapísimas sicilianas, Angela y Emanuele. Toda Italia estaba allí, desde el Norte hasta el Sur incluyendo las islas. Compartir esta mesa con este encantador grupo va a ser un auténtico placer y nos va a proporcionar momentos divertidísimos.

Por fin, tras este maravilloso comienzo, volvimos cansados pero muy felices a nuestra habitación. Queríamos disfrutar de un buen descanso durante nuestra primera noche en el barco, mecidos por el suave movimiento de las olas.

7 de Enero, Marsella

Cristina y Stelio planificaron su primer día para relajarse y disfrutar de buena comida. Esto es lo que hicieron durante la parada en Marsella

Hoy hemos decidido no hacer ninguna excursión porque queríamos ir a nuestro ritmo.

Conocíamos la ciudad así que nuestro objetivo (más bien el de Stelio) era encontrar un buen restaurante donde comer ostras. Cogimos el autobús que nos llevó al Puerto Viejo para disfrutar de un fantástico paseo por las calles de la vieja ciudad junto al puerto. Durante estos 20 minutos, pudimos darnos cuenta como había cambiado el puerto en estos últimos años tras una reforma que había empezado hace ya unos años y que ya estaba casi terminada.

Después de pasear tranquilamente por el centro, vimos varios cafés y restaurantes en el paseo marítimo y por fin Stelio encontró lo que buscaba. El Restaurante Miramar le ofrecía para comer lo que llevaba buscando todo el día: unas sabrosas y deliciosas ostras. Y la verdad es que no pudimos elegir mejor porque todo era perfecto, el servicio inmejorable y la comida sabrosísima. Y todo ello con el agradable calor del sol que nos proporcionaba una buena temperatura mientras comíamos al fresco.

8 de Enero, Barcelona

La parada en Barcelona iba a enseñarles a Cristina y Stelio lugares y monumentos hermosos. Visita a Montjuic y un obligatorio paseo por Las Ramblas, iban a mostrar la belleza y modernidad de la Ciudad Condal.

Hoy estamos en Barcelona y hemos decidido dar una vuelta por la ciudad así que cogimos un taxi hasta el mirador de Montjuic para disfrutar de unas majestuosas vistas de la ciudad. Tras recrearnos con el cielo azul y un paisaje inolvidable, volvimos al centro hasta a la Plaza de Cataluña, donde comenzamos a andar por las Ramblas.

Como no podía ser menos, paramos en el Mercado de la Boquería, un lugar en el que no podíamos dejar de mirar todas las cosas buenas que había para comer y donde pudimos volver a degustar un fantástico y ya habitual plato de ostras.

Después decidimos volver tranquilamente al puerto, donde aprovechamos para utilizar las ventajas de una rapidísima y moderna red WIFI en la terminal para conectar con nuestra gente.

Por la tarde partimos rumbo a Casablanca, donde llegaremos después de navegar durante un día a la velocidad de 710 millas náuticas. ¡Adeu Barcelona! Nuestro crucero sale ya J

¿Qué es el Today?

by Ivan 19. diciembre 2014 13:43

Cuando viajas con Costa Cruceros hay muchas formas de estar informado de todo lo que ocurre a bordo del barco. Nuestro personal estará encantado de poder ayudarte en todas las dudas que tengas y siempre podrás navegar a través de las pantallas de los Totems para acceder a toda la información que necesites, pero el verdadero centro de información de la actividad del barco es el “Today”, un mini periódico en el que podrás ver todos los horarios, así como las múltiples actividades que el equipo de animación ha preparado para ti con todo lujo de detalles.

A lo largo de toda la tarde, el personal a cargo de cada puente irá dejando en los camarotes un ejemplar del “Today” en tu propio idioma, con toda la información que necesitas para organizar tu estancia con nosotros como más te apetezca. Y es que la vida en el barco se caracteriza por ofrecer a los usuarios un sinfín de actividades cuyo objetivo es que disfrutes de tu viaje a tu ritmo y según tus gustos personales. Desde primera hora, hasta bien entrada la noche, la tripulación ofrece muchísimas posibilidades a los cruceristas.

Podrás saber el tiempo que va a hacer, las actividades durante un día de navegación, los puntos de salida para las excursiones, las películas que se emiten en televisión o los horarios de los restaurantes del barco. Estos son sólo algunos ejemplos de lo que te vas a poder encontrar en el “Today”, así que antes de dormir léelo con tranquilidad, no vayas a perder la oportunidad de acudir a la fiesta que llevas tanto tiempo esperando.

Esta forma de comunicación es redactada cada día por la tripulación y traducida en el mismo barco. Cada idioma es un color y en nuestro caso el español es habitualmente verde. El rosa es en francés, el azul italiano, el amarillo está en alemán y el lila en inglés. Si hubiese algún caso de un gran grupo de otra nacionalidad, puede generarse uno en su propio idioma, pero estos son los cinco más habituales.

La redacción diaria del “Today” permite introducir a la tripulación diferentes actividades según el recorrido que estén realizando, para adaptarlo al entorno que el clientes está visitando y continuar la experiencia vivida en tierra también a bordo. Para Costa Cruceros la innovación es un elemento clave de su servicio y por eso las actividades varían continuamente.

Queremos que vuestra estancia sea perfecta e inolvidable así que no dejes escapar la oportunidad de que tus vacaciones se conviertan en algo inolvidable para ti y los tuyos.

El Costa victoria rescata a 12 pescadores

by Ivan 10. diciembre 2014 10:46

A principios del mes de noviembre el Costa Victoria rescató a 12 pescadores de un barco en llamas en el Mar de China Meridional. El crucero estaba realizando el recorrido de Hong Kong a Sanya cuando el Primer Oficial de guardia vio el barco accidentado. Inmediatamente se dio la alerta al Capitán y al Staff Captain, que optaron por modificar la ruta del barco para ofrecer la ayuda necesaria. Los 12 marineros fueron rescatados y asistidos a bordo por el equipo médico del Costa Victoria. Además también participó en la búsqueda de otros pescadores desaparecidos en colaboración con la guardia costera de la Isla de Sanya Hainan. Finalmente el Costa Victoria retomó su ruta y llevó sanos y salvos a los 12 pescadores hasta Sanya Hainan. 

Posteriormente, los 12 pescadores chinos contactaron con Costa Cruceros para expresar su profunda gratitud y pidieron la oportunidad de dar las gracias en persona al Capitán y su equipo. Uno de los pescadores comentó que “en mi nombre y el de toda mi tripulación, queremos ofrecer nuestro más sincero agradecimiento al Costa Victoria por haber tomado medidas en un momento tan crucial para nosotros, salvando nuestras vidas y permitiéndonos tener una segunda oportunidad en este mundo. Sus heroicos instintos nos han traído hoy aquí”

Para todo el equipo de Costa Cruceros es un honor que nos dirijan estas palabras, ya que refuerzan nuestro compromiso con la RSC y la responsabilidad de nuestros empleados, clientes y comunidades en las que vive y opera, especialmente en el mar. A partir de ahora, Costa Cruceros reforzará las medidas a tomar para proporcionar la asistencia necesaria a cualquier persona en peligro potencial.

Para Paolo Viscafe, capitán del Costa Victoria, “desde Costa hemos luchado continuamente por la seguridad marítima como nuestra principal prioridad. Como empresa responsable, sentimos el deber de dedicarnos a proporcionar asistencia humanitaria cuando seamos necesarios. Esta vez ocurrió en el Mar de China Meridional, parte del mercado chino al que damos tanta importancia. En 2015, tres de los barcos de Costa estarán al servicio en China, lo que significa que vamos a emprender más medidas de RSC para asegurar la seguridad en el mar. En Costa Cruceros continuaremos contribuyendo a nuestro compromiso de ‘apreciar la vida por encima de todo’ y la seguridad para todos en nuestra sociedad”

La Costa Amalfitana y despedida del Costa neoRiviera

by Ivan 5. diciembre 2014 14:30

Nuestro viaje a bordo del Costa neoRiviera llegaba a su fin, pero el último día atesoraba una de las experiencias que más nos apetecía disfrutar de este increíble viaje: la Costa Amalfitana. Tras degustar nuestro último desayuno a bordo del barco, pusimos rumbo a Ravello.

El trayecto para llegar a esta pequeña población no nos dejó indiferente a nadie porque mientras el autobús se dirigía a nuestro destino, podíamos disfrutar de unas vistas inigualables de Nápoles y el impresionante Vesubio. A pesar del cristal, todos nos pusimos a hacer fotos de unas vistas que ninguno íbamos a poder olvidar.

Finalmente, tras cruzar las montañas llenas de árboles y vegetación, llegamos a nuestra primera parada: Ravello. Desde la Piazza Centrale del pueblo, comenzamos un recorrido por sus pequeñas calles, pudiendo observar en primera persona porque esta pequeña localidad es uno de los centros turísticos más importantes de Italia. Su belleza no deja indiferente a nadie y posee un estilo arquitectónico muy característico de esta zona de Italia, ya que casi todos los pueblos mantienen una estética común que convierte a esta zona en una visita obligada para todo viajero. Tras el paseo llegamos a Villa Cimbrone donde pudimos disfrutar de sus maravillosos jardines y de su conocidísimo mirador del infinito, un lugar en el que la vista te permite observar una panorámica inolvidable de la Costa Amalfitana y el Golfo de Salerno y que para muchos es la más bella del mundo.

Tras la parada para disfrutar de una estupenda comida en un restaurante local de Ravello, pusimos rumbo a Positano recorriendo la Costa Amalfitana. Una pequeña carretera te lleva de un pueblo a otro, ofreciéndote unas vistas impresionantes del Mar Mediterráneo y de muchísimos pueblecitos que adornan esta zona de Italia. Cada vez estábamos más cerca de nuestro destino, pero antes de llegar tuvimos que hacer un cambio de autobús a uno más pequeño porque con el nuestro no podíamos acceder al pueblo.

Finalmente llegamos a Positano, otro de los destinos más conocidos de Italia y en donde pudimos disfrutar de tiempo libre para recorrer sus callejuelas y hacer alguna compras. Este pueblo es mundialmente conocido por su característica artesanía y la famosa moda “Positana” que inunda cada rincón. Tras unos minutos andando llegamos al paseo marítimo donde no pudimos dejar pasar la oportunidad de degustar nuestro último spritz del viaje, con un aperitivo y el ruido de las olas acompañando nuestras horas en Italia. Con la caída del sol volvimos al autobús, que nos tenía que llevar al barco para terminar la maleta y poner punto y final a este viaje.

Seis días en un recorrido mágico donde hemos podido comprobar en primera persona la experiencia neoCollection. Destinos inolvidables con escalas largas que te permiten conocer el lugar sin prisas. Una gastronomía cuidada al detalle, con multitud de platos diferentes que te ofrecen la posibilidad de degustar recetas propias de cada destino. Y un barco más pequeño pero lleno de detalles en el que vivirás una experiencia más personal y cercana en la que tú serás el protagonista. Vive unas vacaciones diferentes a bordo de Costa neoCollection.

Salimos de Malta rumbo a Salerno

by Ivan 27. noviembre 2014 13:32

La visita a Malta nos había dejado muy buen sabor de boca, pero el día todavía no había terminado. Tal y como nos había anunciado el “Today”, esa noche tenía lugar una de las fiestas más famosas de Costa Cruceros y que por supuesto también estaba presente en el Costa neoRiviera: la Noche Blanca.

A las 22:30 subimos al Lido Via dell’Amore y pudimos ver todo el barco decorado de color blanco. Guirnaldas recorrían todo el puente de una lado a otro y un DJ ocupaba el escenario donde todo el equipo de animación bailaba y hacía coreografías animando a todo el mundo a unirse. Durante la fiesta el barco inició la marcha rumbo a Salerno y como no podía ser de otra manera, fuimos los primeros en unirnos y los últimos en abandonar la fiesta. Buena música, ambiente distendido y la mejor de las sonrisas de todo el equipo para hacer de la velada, una noche inolvidable. Al terminar optamos por hacer una rápida visita al casino donde tras jugar un par de fichas a la ruleta y llevarnos un pellizco, decidimos que hora de volver al camarote y descansar.

El día siguiente era día de navegación y tras la comida en el buffet, la asistente de habla hispana Sonia nos preparó una visita por las instalaciones del barco. Salimos de la cafetería Eze rumbo al Restaurante Cetara donde cada noche habíamos disfrutado de los increíbles menús que el Chef nos preparaba. Nos contaron que los ingredientes se suben durante las paradas en los puertos y eso permite la creación de platos con materia prima fresca y muy sabrosa. Tuvimos la oportunidad de visitar la cocina y aunque todavía era pronto (las 16 de la tarde) una parte de los cocineros ya se encontraban preparando la cena de ese día. Todo estaba preparado para que el equipo de cocineros al completo entrase a cocinar las diferentes opciones que nos iban a ofrecer esa noche.

Para terminar la visita pudimos ver una mini suite con balcón y la Gran Suite con balcón sobre el mar. En la primera se notaba el espacio y sobre todo la posibilidad de disfrutar de unas vistas espectaculares desde tu propia terraza. En la segunda nos quedamos sin habla al poder ver en primera persona el lujo de los camarotes de Costa Cruceros. Un pequeño comedor, un salón con una botella de champagne de bienvenida, un baño bastante grande y preparado para poder ser utilizado por dos personas al mismo tiempo y una habitación con unas vistas espectaculares.

Pero lo mejor de todo se encontraba en las vistas de las que podían disfrutar los afortunados inquilinos de la misma. Ver la estela que iba dejando el barco mientras el sol caía es una imagen que muy pocas personas pueden disfrutar, nosotros pudimos hacerlo y es una imagen que nunca se nos va a olvidar.

Tras la visita aprovechamos el tiempo antes de cenar para hacer las maletas. Al día siguiente llegábamos a Salerno, última parada en nuestra experiencia neoCollection y teníamos que dejar todo preparado. La Costa Amalfitana nos esperaba.


Últimos comentarios

Comment RSS

Archivo

Las fotos del "C" Blog

Ceremonia de inauguración
del Costa Deliziosa